El cofla de Catriel

Una bitácora de sueños, sentires y otras yerbas desde Catriel, "Puerta norte de la PATAGONIA ARGENTINA".

HOY QUIERO OIR ESTA MUSICA...LA COMPARTIMOS?

20 octubre 2009

La muerte de Javier Chocobar

Algunas veces me gana la confusión, otras el desanimo, otras la bronca. Que clase de país somos? Cuanta hipocresía y mentira rodeándonos!!!...cuanta hipocresía y mentira aceptamos diariamente por la sola pereza mental de no detenernos a pensar; de dejar durmiendo el espíritu critico; de apoyarnos en las eternas muletillas que hemos aprendido como argentinos desde la escuela primaria. Desde aquella lejana época me he cansado de escuchar que en la Argentina no hay esclavos; que en la Argentina no hay discriminación; que todos (OH casualidad) tenemos un amigo negro, indio, judío, paraguayo, peruano o gay según convenga a la charla del momento. De esa forma logramos vernos como personas de alta apertura intelectual y nos vamos satisfechos, aunque en la calle nos crucemos con un montón de indigentes a quienes no miraremos, otros tantos “paraguas” y “bolitas” que evitaremos saludar o con algún “indio” que seguramente llamara nuestra atención y hasta por allí provoque nuestra risa.
Llegados a la seguridad de nuestros hogares, solo nos resta sentarnos frente al plasma para que los multimedios nos sigan informando sobre que cosa se entiende por información y principalmente por libertad de prensa, todo esto salpimentado con las declaraciones del Diego, quien ha hecho exclamar a un conocido conductor radial de la localidad que: “Diego nos hizo quedar a todos como CABECITAS NEGRA”.
Nuevamente en la calle y en ronda de amigos uno puede enterarse que los indios ahora tienen plata, por que las petroleras les tiran las migajas del pago de la servidumbre. “Mira los indios andan con plata!!!”…”Los indios ahora andan con celular ¡!!!”…”Mira los indios andan en camioneta y hasta hacen negocios!!!!”…imagínense el horror total!!!
En estos días fue asesinado otro indio, otro luchador que a la manera de Chico Méndez, le puso el pecho al atropello de los empresarios mediáticos que cortan rutas en 4 X 4 y salen en Tinelli. Lamentablemente los adalides de la libertad de prensa e información prácticamente omitieron el hecho y quienes se molestaron en mencionarlo solo lo hicieron como un hecho policial mas, sin ninguna trascendencia política, social o económica. Por ello es que les dejo a mis abnegados lectores esta nota publicada en el día de hoy en “Pagina 12”.
.
**************************************
.
El asesinato de Javier Chocobar

Por Norma Giarracca *


El 12 de octubre, día en que se recuerda el “hecho colonial” de consecuencias más dramáticas en la historia de la humanidad –surgimiento del concepto de “raza”, genocidios en su nombre y saqueos de territorios–, Tucumán decidió recordarlo con el asesinato de un comunero indígena: Javier Chocobar. Un diaguita de Los Chuschagasta en el norte tucumano fue asesinado mientras otras cuatro personas de la comunidad fueron heridas, incluyendo un niño. Los comuneros defendían sus territorios amenazados –como en muchas otras provincias– por terratenientes, nuevos inversores sojeros o por la especulación inmobiliaria. Un terrateniente y sus “guardias blancas” armados –novedoso fenómeno del neoliberalismo en el país– abrieron fuego contra poblaciones cuyas únicas armas son legislaciones nacionales e internacionales que avalan la propiedad comunal.
El martes 13, el principal diario de Tucumán, en la sección Policiales, menciona el hecho de esta forma: “Un hombre murió y al menos otros cuatro resultaron heridos anoche tras una violenta disputa suscitada en Chuscha, al norte de la provincia”. En tanto, los sitios de Internet definían el hecho como “una batahola entre bandas” o “peleas territoriales”.
Es muy importante estar informados de que en la Argentina todos los días los pobladores corren serios riesgos por defender los bienes naturales comunes de la devastación infligida por el neoliberalismo disfrazado de “desarrollismo productivo”. Actividades extractivas como el agronegocio y la minería o especulativas como el negocio inmobiliario amenazan bosques, montes, aguas, glaciares y derechos de poblaciones que aprendieron a defenderse con las legislaciones.
En noviembre de 2006 fue aprobada por el Congreso de la Nación la Ley de Emergencia de la Propiedad Comunitaria (26.160), en la que se da un marco de protección a las comunidades frente a los desalojos de sus tierras e incluso suspende procesos judiciales en marcha. No obstante, esta comunidad de Los Chuschagasta es blanco de acosos y amenazas para expulsar a los comuneros de sus tierras ancestrales. Es decir, se violan tratados internacionales y leyes nacionales con el beneplácito de los gobiernos provinciales. Por estas razones fue asesinado un comunero.
Se oyeron las voces de alerta de Anmistía Internacional y de nuestro Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, pero debemos lograr oír muchas más voces, debemos escuchar gritos de todo un país que alguna vez prometió a las nuevas generaciones un “Nunca más”. La muerte de Javier Chocobar no puede pasar inadvertida en la gran ciudad, donde está el corazón del poder político. No pasaron inadvertidas las muertes del maestro Carlos Fuentealba, de aquellos jóvenes luchadores del Puente Pueyrredón o de aquellos cuyos gritos de dolor venían del Norte rebelde en los tiempos de los cortes de ruta en Mosconi y Tartagal. ¿Acaso la muerte de un diaguita en manos de “guardias blancas” que rememoran a las peores épocas de América latina puede pasar inadvertida o reducirse a las secciones policiales de los medios? ¿El asesinato de un comunero indígena perpetuado por hombres del poder económico no nos llena de horror? ¿A qué “mordaza” se referían los periodistas de televisión durante las últimas semanas? ¿Quién los amordaza para no tratar este asesinato, para que no quede oculto en los bosques tucumanos?
Si quedara oculto, como un hecho policial, ya estaríamos transitando ese peligroso sendero que comienza con la “naturalización” de las muertes y los asesinatos de los que resisten y todos sabemos hacia dónde nos puede conducir. Por eso es necesario que todos expresemos el más enérgico repudio a este asesinato y exijamos justicia, el respeto a los tratados internacionales, la puesta en real vigencia de la Ley de Emergencia de Propiedad Comunal y toda la legislación que protege los territorios y sus poblaciones así como el desarme de grupos policíacos privados en todo el país.

* Socióloga, profesora titular de Sociología Rural (Instituto Gino Germani-UBA).
Link a la nota:http://www.pagina12.com.ar/imprimir/diario/sociedad/3-133771.html

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Google
 
Web patagoniasatelital.blogspot.com
flacofla.blogspot.com coflafotos.blogspot.com
¡Ahijuna! - Muy Argentino

Los mejores 
traductores y diccionarios
comentatublog

imagen
Círculo Amigos Todoar Blogarama - The Blog Directory Adoos Geo Visitors Map