El cofla de Catriel

Una bitácora de sueños, sentires y otras yerbas desde Catriel, "Puerta norte de la PATAGONIA ARGENTINA".

HOY QUIERO OIR ESTA MUSICA...LA COMPARTIMOS?

18 diciembre 2008

La crezca grande de 1914 (3ra parte)

LA INUNDACION DEL VALLE DEL RIO COLORADO (2da parte)
.
.
De Chosmalal llegó el día 31 de Diciembre de 1914, la noticia lacónica de una catástrofe que se había producido en las localidades de Barrancas y Colorado. La información que constituyó una sombría nota de fin de año, y una triste realidad en el nuevo, no consignaba mayores detalles, pero si los suficientes para hacer pensar que, efectivamente, algo muy grave acababa de ocurrir en aquellas apartadas regiones.
La crecida del Río Colorado asumió proporciones extraordinarias que superaron todas las conocidas.
En los comienzos de la inundación el señor Elardi, Gobernador del Neuquén, hizo un telegrama al Superintendente de Tráfico, en el distrito de Bahía Blanca, señor Coleman, avisándole que las aguas avanzaban por Chosmalal, en forma que hacía presumir un desastre. En consecuencia le pedía que mandara un tren de auxilio para recoger las numerosas familias, y prestar además los socorros que fueran necesarios. Inmediatamente el señor Coleman, preparó un tren dentro del cual ordenó colocar 4 botes para utilizarlos en la conducción de los vecinos a los lugares seguros. Iban también los Ingenieros del F.C. del Sud. Nelson y Field, y el Inspector de Tráfico señor J. G. White.
El propósito era avanzar con el convoy hasta donde fuera posible, de manera de hacer eficaz el auxilio reclamado.
El corresponsal de «La Nación», narraba los pormenores de esta expedición de auxilio en la siguiente forma:
«Al llegar al Buena Parada, se encontraron con la estación llena de gente que pedía salir a sitio sin peligro, y el cuadro de las pobres familias era ciertamente impresionante porque al dolor sufrido le esperaban todavía percances lastimosos. El tren que dirigía el señor Coleman, recogió las familias y las trasladó a la estación Río Colorado, donde, dada la altitud del terreno, resultaba menos peligroso que Buena Parada.
Como el pensamiento era seguir para responder al llamamiento del gobernador, a fin de atender las solicitudes de auxilio que empezaban a llegar de las zonas inmediatas, el señor Coleman ordenó seguir al convoy, pero a 15 kilómetros el tren fue detenido por las aguas.
La inundación había continuado en su avance desenfrenado, derribando postes, alambrados, ranchos, carros, sorprendidos en el camino, y poniendo en dispersión a los pobres moradores que pudieron huir a tiempo.
Las aguas se habían lanzado como un turbión sobre las pacíficas poblaciones. Pueblos destruidos, vías férreas cortadas, viviendas arrasadas cruelmente por los ímpetus ciegos de la naturaleza y por encima de todo esto, para remate de tanto estrago, muchas vidas perdidas. El cuadro tenía relieves de tragedia.
Fue necesario resignarse y aceptar la situación desesperada que se les presentaba a los que, yendo a prestar auxilio, necesitaban ellos ser socorridos a su vez. La vía comenzó a hundirse en un largo espacio.
El agua siempre en avance tapó al principio los rieles, luego subió otro poco, y ascendiendo paulatinamente se volcó dentro de los coches metiéndose por las ventanillas.
Felizmente el señor Coleman había tenido la precaución de retener dos de los cuatro botes que llevaba el tren que le fue necesario utilizar a él y sus compañeros, pues de otra manera hubieran fatalmente perecido.
Sacóse del tren todo lo que se pudo, y los viajeros ocuparon los dos botes dirigiéndose a una altura junto a una majadita en peligro de ser barrida por las aguas. Allí, con los remos y una frazada se improviso una carpa.
Por pronta providencia se carnearon algunos animales como único recurso de tener provisiones seguras y proporcionarlas, al mismo tiempo, a los vecinos que estuvieran en situación de recibirlas; cinco días pasaron los viajeros desafiando los peligros de que se veían cercados en el campamento; cinco días en que no se sacaron las ropas y las noches parecían eternas frente al drama despiadado de la naturaleza, hasta que pudieron regresar en botes a la estación Río Colorado».
En esta estación, como también en Pichi Mahuida, las aguas llegaron a una gran altura sobre el nivel de los rieles, alcanzando en esta última hasta 3 m. 60, depositando cantidades enormes de arena arrastradas por la corriente.
La creciente tuvo su máxima en los días 6 y 8 de Enero. Los pueblos de Buena Parada y Río Colorado, se hallaban bajo las aguas, completamente aislados de toda comunicación. La corriente en aquellos puntos llevaba gran velocidad y el río presentaba una anchura de casi 2 leguas.
El día 9 comenzaron a bajar las aguas en la estación Río Colorado, circunstancia que permitió la entrada de varias lanchas, las que pudieron salvar a las numerosas familias que se hallaban sobre el techo de la estación y a las que se habían refugiado en los vagones.
Las aguas arrasaban los terraplenes del F. C. Sud en muchas partes y fue necesario suspender el tráfico desde el 4 de Enero hasta el día 26 del mismo mes.
Interesantísima era la descripción del desastre contado en forma impresionante por el enviado especial de «La Nación» el día 20 de Enero de 1915.
Reproducimos algunos párrafos del relato:
«Las poblaciones de Buena Parada y Río Colorado están totalmente destruidas. Desde las principales casas de comercio hasta la humilde vivienda donde la pobre familia vivía del producto o de los precarios animalitos, todo ha sido atacado por la catástrofe, viéndose algunos que hasta ayer contaban con recursos, en el caso de aceptar el óbolo del Gobierno y el concurso del Ferrocarril del Sud, al cual es justo tributar un aplauso por el interés con que concurrió desde los primeros momentos a auxiliar a las poblaciones de su línea.Los perjuicios de la compañía son considerables, no solamente porque el tráfico al Neuquén ha quedado interrumpido, paralizando la conducción de pasajeros, y productos de toda la enorme zona que cae bajo su red y más allá de las vías, sino porque los rieles en una extensión de 100 kilómetros están destruidos y su reparación será cosa de algún tiempo.
.
.
Fuente:
"La inundación del valle del río Colorado"; Capítulo 49 (parte) del libro de William Rögind.
.
.
1914, 1915, inundacion, creciente, crezca, Rio Colorado, valle del colorado, patagonia, catriel, peñas blancas, 25 de mayo, rio negro, la pampa Carri lauquen, mendoza, alta cordillera, Meridiano 10, barrancas, 1914, 1915, inundacion, creciente, crezca, Rio Colorado, valle del colorado, patagonia, catriel, peñas blancas, 25 de mayo, rio negro, la pampa Carri lauquen, mendoza, alta cordillera, Meridiano 10, barrancas, 1914, 1915, inundacion, creciente, crezca, Rio Colorado, valle del colorado, patagonia, catriel, peñas blancas, 25 de mayo, rio negro, la pampa Carri lauquen, mendoza, alta cordillera, Meridiano 10, barrancas, 1914, 1915, inundacion, creciente, crezca, Rio Colorado, valle del colorado, patagonia, catriel, peñas blancas, 25 de mayo, rio negro, la pampa Carri lauquen, mendoza, alta cordillera, Meridiano 10, barrancas, 1914, 1915, inundacion, creciente, crezca, Rio Colorado, valle del colorado, patagonia, catriel, peñas blancas, 25 de mayo, rio negro, la pampa Carri lauquen, mendoza, alta cordillera, Meridiano 10, barrancas, 1914, 1915, inundacion, creciente, crezca, Rio Colorado, valle del colorado, patagonia, catriel, peñas blancas, 25 de mayo, rio negro, la pampa Carri lauquen, mendoza, alta cordillera, Meridiano 10, barrancas, 1914, 1915, inundacion, creciente, crezca, Rio Colorado, valle del colorado, patagonia, catriel, peñas blancas, 25 de mayo, rio negro, la pampa Carri lauquen, mendoza, alta cordillera, Meridiano 10, barrancas, 1914, 1915, inundacion, creciente, crezca, Rio Colorado, valle del colorado, patagonia, catriel, peñas blancas, 25 de mayo, rio negro, la pampa Carri lauquen, mendoza, alta cordillera, Meridiano 10, barrancas,

Etiquetas:

2 Comments:

At 03 enero, 2009 01:07, Blogger Turca said...

No tenía idea de esta parte de la historia de nuestros pagos... gracias por desasnarme Flaquito!
Beso grande y mis mejores deseos para tu 2009!
Cariñossssss!

 
At 03 enero, 2009 02:08, Blogger el flaquito said...

Turquita!!!! que alegria verte por aca!!!!...me alegra que este lugar sirva para descubrir cosas o paginas de nuestra historia...esta es recien la tercera parte, tengo mucho matrial mas ya mas ligado a nuestra localidad.
Te deseo lo mejor del mundo para vos y los tuyos
Abrazo y beso patagonico

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Google
 
Web patagoniasatelital.blogspot.com
flacofla.blogspot.com coflafotos.blogspot.com
¡Ahijuna! - Muy Argentino

Los mejores 
traductores y diccionarios
comentatublog

imagen
Círculo Amigos Todoar Blogarama - The Blog Directory Adoos Geo Visitors Map